Miguel Pujante me pillo la vez, eso demuestra que las cosas no hay que pensarlas mucho y hay que actuar al primer instinto.

Que a veces es posible que nos lleve a una equivocación, pero ese o esa primera intuición suele ser la buena, porque si no pasa lo que pasa y viene mi estimado amigo Pujante y me pisa las ideas. XD!!!

Mi idea desde hace semanas era hablar en estas líneas sobre la actitud positiva y las consecuencias de esta en nuestros actos, incluso en nuestras ya no relaciones personales, que también, sino en las profesionales.

Mi enfoque iba ser algo diferente al de Pujante, pero al leer su artículo o entrada, como prefiráis denominarla, de su blog también hace mención a esos gurús del coaching y autoayuda.

Coincido con él, es fácil soltar una frasecita y exculparse de toda responsabilidad por así decirlo ( Me refiero a los coaching, gurús y otras especies ). Si eres optimista triunfaras, el éxito está en tus manos y un sinfín de bla, bla, bla pero ojo si fracasas resulta que te las buscado tu solito y tu mal rollo y pesimismo.
Ó sea que si les haces caso triunfas y si no lo haces es que eres un cenutrio con un mal aura y gafe.

Actitud positiva que no Optimismo #Emprendedores #Pymes

johnhain / Pixabay

En fin, que no le falta razón a Pujante en sus conclusiones y coincido en mucho de algunas de ellas, (pero no te acostumbres) XD!!!!
Pero ante la pregunta de si el optimismo es bueno para la vida o no, no lo sé, quizás un exceso de optimismo sea malo como todos los excesos.

Pero lo que si tengo claro por experiencia propia es que la actitud positiva la fe en uno mismo y en tus proyectos es esencial, sino para alcanzar el éxito, para arrimarte a él lo máximo posible.

El fracaso viene de mil direcciones diferentes y motivos varios, está claro que la actitud negativa no ayuda, ojo no confundamos la actitud con el hecho de ser optimista o negativo.

Puede ser fácilmente confundible y no tener muy claro los conceptos, el optimista lo ve todo bien, no ve pegas, obstáculos o problemas, así que esa actitud positiva nos ciega y no nos deja ver las cosas con perspectiva y objetivamente.
Lo mismo pero al contrario sería el pesimismo, se ve todo tan negro, tan negativo que no deja ver lo que tenemos delante nuestro.
La actitud es algo totalmente diferente, afrontamos positivamente o negativamente las situaciones desde otro ángulo, más racional y argumentativo.

Pero sin duda hay que tener una actitud positiva a la hora de afrontar los retos, personales y profesionales, alejarnos de aquellas influencias negativas que las hay y muchas y como emprendedor lo sabes bien.

Cuántas personas, amigos y familia a la hora de comunicarle tu proyecto fueron raudos y veloces a la hora de intentar desanimarte y decir que no veían claro tu proyecto, eso siendo amables, cuando no hayan sido más crudos y duros en sus palabras que también hay mucho listo diciendo que tú qué sabes y entiendes de esto o aquello.

Actitud positiva que no Optimismo #Emprendedores #Pymes

ArtsyBee / Pixabay

Por eso estimado amigo emprendedor tu actitud es fundamental a la hora de realizar tus proyectos, porque una actitud positiva hace que en lo personal las cosas fluyan, con familia, amistades, etc… Y es que no podemos, en mi opinión, separar lo personal de lo profesional.

Actitud positiva que no Optimismo #Emprendedores #Pymes

jimenaduran / Pixabay

La primera influye de manera determinante a la segunda, nos guste o no.

Y para ir terminando esta vena filosófica que hoy “ma” dado.

Tan importante son las herramientas y aplicaciones si hablamos del mundo 2.0 que vas a utilizar en tu proyecto para alcanzar el éxito, como una buena actitud, alejada de negativismos, optimismos y pesimismos, para poder desarrollar con garantía tu proyecto al éxito.

Déjate llevar por ese instinto, esa primera idea, desarróllala, afróntala con actitud positiva, aléjate de “listos” y pajarracos de mal agüero.

Ten claro tus objetivos y herramientas de trabajo que vas a necesitar y usar tanto en off como online, no te centres en una sola, no es la primera vez que te lo digo, combina ambas, mucho curro, tesón, pero no cabezonería, si algo no funciona cámbialo, ten un plan B y tira “pa” ´adelante con determinación.

Sed felices please!!!

Aunque desde mediados de los años 80 con los Atari y Spectrum, por mencionar algunos, ya me apasionaba el mundo de la informática; desde principios de los años 2000 vengo desarrollando de forma amateur páginas web en diferentes plataformas. Actualmente y gracias a las infinitas posibilidades que ofrece el mundo de Internet llevó a cabo mi labor profesionalmente. “¿Mi más grande motivación? Seguir retándome a mí mismo. Veo la vida como una larga educación universitaria que nunca tuve- todos los días estoy aprendiendo algo nuevo”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: